Consejos para la revisión de un coche de segunda mano

Consejos para la revisión de un coche de segunda mano

La revisión del coche de segunda mano es un procedimiento fundamental a la hora de adquirir un vehículo de ocasión. Sin embargo, no todo el mundo sabe realmente cómo debe proceder cuando ha elegido un vehículo y llega el momento de revisarlo. Por supuesto, la prueba mecánica del coche de segunda mano es uno de los pasos imprescindibles, pero también hay otros puntos a tener en cuenta. 

 

Qué mirar en un coche de segunda mano

 

Lo ideal es que sea un mecánico profesional el que realice la revisión del coche, pero si tienes nociones de mecánica y has hecho alguna tarea sencilla de reparación o mantenimiento por tu cuenta, también puedes hacerlo tú. Vamos a ver los aspectos principales que debes tener en cuenta en un coche de segunda mano:

 

Documentación y llaves

 

Es importante comprobar si la documentación del vehículo está en regla, como el número de bastidor, el código de activación de la radio, todos los datos del permiso de circulación, la ficha técnica o la ITV. También debemos mirar en la ficha técnica el apartado de “opciones incluidas en la homologación” y “reformas autorizadas”, donde aparecerá anotado si hay algún accesorio como el enganche del remolque, llantas o luces especiales, etc.

 

Kilómetros recorridos

 

Para saber si los kilómetros del coche se corresponden con lo que marca el cuentakilómetros debemos fijarnos en el desgaste de los principales elementos del interior del coche como el volante, el panel de instrumentos, el salpicadero, la tapicería de los asiento, los reposabrazos y los pedales. 

 

Normalmente, si acudes a un concesionario especializado en vehículos de ocasión tendrás muchas más garantías sobre el kilometraje real del vehículo. Si tratas con un particular deberás fiarte de su palabra o de un experto que compruebe de manera exhaustiva los kilómetros del vehículo.

 

Estado del vehículo

 

Es importante preguntar al dueño o al responsable del concesionario si el coche ha tenido algún accidente o avería importante. Si la respuesta es afirmativa debemos saber en qué parte del coche tuvo el golpe para comprobar si está bien reparado.

 

Después, observaremos bien el interior del vehículo, debajo de las alfombras, el maletero, etc. Buscaremos alguna prueba de humedad, de óxido, abolladuras o soldaduras que pudieran ser sospechosas. También comprobaremos el estado de los cinturones de seguridad, si se abrochan y desabrochan correctamente y que no tengan cortes o deshilachados.

 

En cuanto a las llantas y neumáticos es importante observarlos bien y comprobar que no tienen deformaciones ni cortes y si el desgaste es regular o están más desgastados por un lateral o por la banda central.

 

Motor y dispositivos electrónicos

 

Primero es conveniente observar el motor antes de ponerlo en funcionamiento para comprobar que tiene un aspecto homogéneo. Nos fijaremos si hay alguna pérdida visible de líquidos y el estado de la batería. También es importante comprobar el nivel del aceite extrayendo la varilla y verificando que se encuentra entre el mínimo y el máximo. En el caso de coches de gasolina tendrá un aspecto tirando a verdoso y en el de los diésel más negruzco, pero en ambos casos no debe ser demasiado espeso.

 

El motor en funcionamiento

 

Una vez arrancado el coche, lo primero que hay que fijarse es en el color del humo. Si el color del humo es blanco, gris o azulado, no es normal y es muy probable que el coche tenga algún problema importante. Si el humo es muy negro también es un indicador de problemas, aunque menos graves. Lo ideal es que no notemos el color del humo y que el coche arranque a la primera y sin ruidos extraños.

 

Después, verificaremos que no hay ningún testigo del panel que permanezca encendido y comprobaremos que funcionan bien los elevalunas, la ventilación, el cierre centralizado, las luces, la regulación de espejos y cualquier otro elemento electrónico del interior del vehículo.

 

La dirección es otro aspecto que debemos comprobar girando el volante a un lado y a otro para ver si las ruedas responden inmediatamente a la orden. Si la rueda no se mueve hasta que giramos unos centímetros el volante es que tiene holgura y no funciona correctamente. Tampoco se deben escuchar ruidos extraños cuando giramos el volante.

 

La transmisión es otro elemento esencial en el funcionamiento de un coche y para comprobarlo debemos dejar el coche al ralentí y apoyar la palma de la mano sobre la palanca de cambios para notar algún tipo de vibración o golpeteo y para cerciorarnos de que las marchas entran con suavidad. Si el coche dispone de cambio automático comprobaremos que las marchas engranan perfectamente y sin ruidos.

 

Finalmente, es imprescindible hacer una prueba mecánica al coche de segunda mano, tanto en carretera como en ciudad. De esta forma comprobaremos su funcionamiento en cualquier circunstancia. Si el coche tiene muchos dispositivos electrónicos también es aconsejable llevarlo a un taller para que pase el test correspondiente de estos elementos.

 

Nuestra recomendación final es que acudas a concesionarios de segunda mano de confianza y con una amplia trayectoria en el sector como es el caso de Km100 Segovia. Nuestros profesionales te asesorarán en todo momento en la revisión del coche de segunda mano para que encuentres el vehículo que se ajusta perfectamente a tus necesidades. Contacta con nosotros. ¡Te esperamos! 

 

Dejar un comentario

Más vehículos en

Horario

Horario de Lunes a Viernes:

Mañanas de 09:00 a 14:00

Tardes de 16:00 a 20:00

Horario de Sábado:

Mañanas de 09:00 a 13:30

Contacta con Nosotros

Un diseño de la agencia marketing digital IOMarketing

Developed by ThemeMakers